Le Chambon, una comunidad de amor

Hola amigos, en esta ocasión quiero compartir con ustedes un libro titulado Lest Innocent Blood Be Shed que cuenta la historia de una comunidad en Francia llamada Le Chambon.

86053
Vista de Le Chambon, donde la mayoría de la población protestante de la aldea ocultaba a los judíos de los nazis. Le Chambon-sur-Lignon, Francia, fecha incierta. — US Holocaust Memorial Museum // ushmm.org

Le Chambon-sur lignon, es una pequeña comunidad francesa con alrededor de tres mil habitantes. Alemania habia ocupado parte de Francia durante la Segunda Guerra Mundial y muchas personas fueron asesinadas y perseguidas, especialmente judios. Entonces, la comunidad de Le Chambon se opuso al regimen politico, tanto de Francia y Alemania para ofrecer protección a niños y adultos judíos y no judíos poniendo en riesgo sus propias vidas. Por lo tanto, la comunidad de Le Chambon salvó muchas vidas durante la Segunda Guerra Mundial convirtiendose asi en una ciudad que se resistió a todo tipo de violencia contra la vida de una persona, llamese judio, frances, aleman, etc.

 

Toda esta operación de resistencia fue encabezada principalmente por el Pastor Protestante Andrés Trocmé y su esposa Magda. También, tuvo el apoyo del Pastor Edouard Théis, director of the Collège Cèvenol, y por supuesto de toda la comunidad de Le Chambon. Por ejemplo, Cuando un alto oficial de la policía le pidió a André Trocmé que entregara la lista de judíos escondidos en Le Chambon, rechazó categóricamente, diciendo: “Incluso si tuviera una lista así, no la pasaría a usted. Ellos aquí buscan ayuda y protección, y yo soy su Pastor, y el pastor no traiciona a las ovejas que protege” (Hallie P. 1979, p. 108). En otra ocasión, el prefecto de la comunidad Le Chambon, Robert Bach, le pidió que dejara de ayudar a los judíos, a lo cual Trocmé respondió: “No sabemos lo que es un judío, sólo reconocemos a los seres humanos” (p. 103). Los judios eran escondidos en casas particulares, pensiones, y hasta en la propia iglesia de Andrés Trocmé.

La historia de Le Chambon hubiera sido muy diferente sin sus líderes y su población. Estas personas, por experiencias de persecución del pasado tenian un corazón lleno de amor y compassion hacia los perseguidos. Por sobre todas la cosas, ellos ponían en práctica lo que aprendían de los mensajes del Pastor Trocmé que amaba la historia del buen samaritano. Cuando Trocmé fue arrestado, Magda invitó a los oficiales la cena,  para muchos era una locura, a lo que ella respondía, “era la hora de la cena y todos tenemos hambre” (p. 20). También, cuando una persona golpeaba la puerta de cualquier hogar particular, estas familias simplemente les recibían; tomaban desiciones en el momento por la necesidad aunque eran conscientes del riesgo que implicaba esconder a un judio en sus casas (p. 199).

 

andre-trocme
André Trocmé y su esposa Magda // rabbibrant.com

La historia la comunidad de Le Chambon es una muestra clara de que es posible vivir una cultura alternativa dentro de una cultura de odio, rechazo, muerte, racismo, y persecusión poniendo por encima de todo el valor del ser humano. Trocmé en una ocasión dijo, “la ayuda nunca debe ser dada con un fin propagandista: la ayuda debe ser dada solamente para el beneficio de la gente que es ayudada, no para el beneficio de alguna iglesia u otra organización que esta haciendo la ayuda” (p. 55). La vida y la integridad de la persona ayudada es más preciosa que cualquier organización.

La historia de Le Chambon nos insta a valorar y cuidar lo más precioso, la vida humana dejándo de lado las diferencias sociales, ecónomicas, culturales, y religiosas para proteger la integridad física y emocional de una persona.

 

 

 

Riesgo + Perseverancia + Pasión #1

Hay tres palabras que pueden determinar el éxito o el fracaso de una persona a lo largo de la vida. Estas tres palabras son el riesgo, la perseverancia, y la pasión. Todas deben ir de la mano para lograr el éxito. Desarrollaré una palabra por cada publicación empezando por la primera palabra. Te invito a que estes atento a las siguientes publicaciones.

leio-mclaren-307277

Riesgo, la vida esta llena de riesgos. El joven que abre su corazón a una chica se hace vulnerable y corre el riesgo del amor no correspondido. Pedir la mano de una joven para contraer matrimonio es un riesgo porque uno decide confiar en el amor sincero y desinteresado de la otra persona y de uno mismo. Elegir una carrera universitaria es un riesgo porque no siempre hay una segunda oportunidad para volver a empezar una nueva carrera.

Pero lo cierto y lo concreto es que para alcanzar un objetivo o un sueño, se necesita arriesgar y arriesgar todo en la vida. Muchos no se arriesgan por el temor al fracaso, pero quiero decirles que lo peor no es el fracaso; lo peor es no haberlo intentado. Adolfo Aguero Esgaib en su libro Hasta el finalmenciona que, “los únicos que no se equivocan son los que no hacen nada” (2014, p. 95). Toda mi vida me he arriesgado, aunque debo admitir que cada riesgo produjo cierto temor en mí. Muchas veces me he equivocado, pero también muchas veces he triunfado.

Mi mayor riesgo en estos últimos dos años fueron la decisión de aprender un nuevo idioma y presumir un nuevo título universitario fuera del pais. Me arriesgué y arriesgué conmigo a mi esposa al dejar todo lo que habíamos logrado hasta ese momento. Nos arriesgamos desde el momento que decidimos compartir nuestro sueño con otra persona. Luego, al decidir sacar los documentos, también al vender todas nuestras pertenencias y emprender vuelo sabiendo que no teníamos todos los recursos necesarios. Sabíamos que debíamos arriesgar todo para alcanzar este sueño, y así lo hicimos y estamos agradecidos a Dios por su fidelidad.

Muchas veces necesitamos hacer cosas que nos ponen al límite del fracaso. Llegar al punto de reconocer y decir; Dios si tu no vienes a mi vida y a mi realidad, estoy completamente acabado. Tú eres mi Salvación.

La Escritura dice, “entrega al Señor todo lo que haces; confía en Él, y Él te ayudará.” Salmos 37:5 (Nueva Traducción Viviente). Dios quiere que le confiemos todos nuestros planes; en otras palabras, El quiere que le contemos sin temor todo lo que planeamos hacer porque El es nuestro ayudador.

Dios es mi ayudador, confiaré en Él y no temeré.

Photo by Leio McLaren on Unsplash

Hola a todos!

Esta es mi primera publicación. Voy estar actualizando esta página con reflexiones, comentarios acerca de libros, y otros temas de interés. Espero que les guste.